AD (728x90)

Post Destacados

Preguntas ¿tontas? al Plantearse un Negocio Online


Preguntas ¿tontas? al Plantearse un Negocio Online

Por Esther Roche

Seamos sinceros, como ahora mismo es tan fácil, técnicamente, hacerse una web y montarse un negocio online, son contados los que realmente se ponen a planificarlo antes. ¿Cuál es tu caso?

Así es. Eso de “hacerse una web” para tener ingresos (ya sean los principales o adicionales), se ha sobre-democratizado tanto, que todo el mundo se cree que él mismo se las puede ventilar fácilmente. O si no, siempre está el cuñado o el primo, o la amiga de la amiga, que es informática.
Aun así, siempre hay almas curiosas, espíritus inquietos y gente ávida de aprender, antes de ponerse a la faena.

Para ellos va este post. Al planificar ese negocio online seguramente se harán montones de preguntas: unas, que no siempre obtienen respuesta. Y otras, que ellos mismos piensan “bah, qué chorrada, eso no es importante”. Tal vez están ignorando justamente las preguntas clave.

Así que, partimos de la base de la pregunta inicial, ¿necesito realmente una web?
Intentaré presentar las preguntas en un orden lógico, aunque debes tener en cuenta que ese orden depende mucho de cada persona. También, muchas veces, hay preguntas que surgen a la vez. Vamos allá.
 

¿Necesito una web?

Depende del tipo de negocio, pero hoy en día hay pocos a los que no les convenga tener una. Así que, definitivamente, sí. Aunque solamente sea para dirigir a ella a tus clientes o contactos, lo que yo llamo la “web tarjeta de visita”.

Si por motivos que no alcanzo a entender, tú no quieres obtener clientes a través de internet, sí está bien que al menos tengas un sitio chulo donde ampliar la información de lo que ofreces. Puede incluso ser un curriculum online.
 

¿Puedo hacer yo mismo/a mi web?

Por poder, poder, definitivamente, sí. La capacidad la tienes. Técnicamente, hacer un sitio web básico no es difícil. Existen cientos de herramientas para hacerlo, unas más complejas que otras, unas más efectivas que otras.

Hace años, para tener una web tenías que contratar un diseñador, sí o sí. Hoy día no es necesario. Ahora bien, que técnicamente sea posible para cualquiera hacer una web, no quiere decir ni que vaya a estar bien hecha, ni que vaya a cumplir la función que tú, como dueño del negocio online, quieres que cumpla (esto es lo que la mayoría desconoce).
 

¿Se la encargo a mi cuñado?

Igual que arriba, por poder, poder, puedes. También a tu amiga la informática o al amigo de tu hermano, que es diseñador gráfico, o incluso a la vecina del quinto, que tiene un blog y sabe más de “estas cosas” que tú. Ahora bien, es un riesgo. Tendrás que valorar si lo quieres correr, si no quieres, o hasta dónde quieres correrlo.

Como decía antes, diseñar una web hoy día, desde el punto de vista técnico es muy fácil. Tal vez tu cuñado, la informática, el diseñador gráfico o la vecina del quinto, pueden hacer páginas web, pero no son profesionales ni expertos. 

Poder no es saber. Yo puedo hacer taladros en la pared, pero me quedan como un churro. ¿Servirán los taladros que he hecho para el cuadro? ¿Quedará bien pegadito, como debe ser? ¿Cuánto durará colgado? Mejor llamar a alguien que sepa hacer taladros.

Tendrás que decidir si quieres que la web cumpla unos objetivos o que simplemente esté ahí sin hacer nada, inmersa en un mar de cerca de DOS MIL MILLONES de páginas web.

Puedes tener una web espectacular pero que no ve ni el tato. Es como vestirte de gala y cenar solo en tu casa. Mu triste.
 

¿Y si hago una web de esas gratis?

Uf. Qué complicado es explicar esto.
A ver, una web gratis, tal cual, implicaría:
  • Dominio gratis (el dominio es el nombre, la URL, la dirección)
  • Alojamiento gratis (es como el continente, la casa. El espacio donde tendrás que “meter” el contenido, que serían los muebles y decoración de la casa).
Una web “de esas gratis” no da buenos resultados. Si quieres un negocio online serio, te aconsejo que no elijas esta opción. Hay docenas de motivos, pero solo te voy a dar dos: el dominio gratuito no da una imagen profesional, seria; y el diseño y funcionalidad de la web serán extremadamente limitados. Que no te va a servir de nada, vamos.

Desaconsejo webs…
· hechas en Wix y similares (todo el que prometa web gratis);
· hechas con las herramientas propias del servicio de hospedaje (tipo 1and1) al comprar tu dominio;
· hechas en Blogger, WordPress.com y similares.

(Visita el siguiente post si no tienes claro cristalino qué es el alojamiento o hosting, por qué desaconsejo los anteriores y cómo conseguir uno decente y económico).
 

¿Es mejor una web desarrollada desde cero o una plantilla “de esas”?

A ver. Hay gente que oye hablar de plantillas y se les ponen los pelos de punta. Prefieren un desarrollo personalizado en HTML desde cero. No estoy de acuerdo. Lo explico muy brevemente presentándote algunas ventajas de las plantillas:

Que utilices una plantilla para desarrollar tu sitio web no quiere decir que su aspecto vaya a ser el mismo que el de muchas otras. La gracia de las plantillas está, también, en que son muy personalizables, si sabes cómo hacerlo. Que no te eche para atrás el hecho de ser una plantilla, porque puede ser visualmente única. Y de regalo, es técnicamente mucho más fácil de administrar.

Por otro lado, depende del software que se utilice, el resultado de cara a la usabilidad y posicionamiento en Google puede ser mucho mejor que si se realiza en HTML desde cero.

También será más económica y además la podrás gestionar tú, si quieres. Cosa que no podrás hacer si te la diseñan en HTML.

Muchas veces, una web en HTML no suele llevar el blog incorporado, cosa que repercute directamente y de forma negativa en tu posicionamiento. Es el dinamismo del blog lo que hace que Google te “observe” y visite regularmente.
 

¿Qué software “de esos” de plantillas es mejor?

Sin duda, WordPress. Pero ojo, que sea WordPress.org, no WordPress.com. WordPress.com es de los gratuitos y no tendrás tu dominio propio sino de ellos, o sea:
Tudominio.wordpress.com en lugar de tudominio.com

Existe también la posibilidad de comprar el alojamiento directamente con WordPress.com, pero es carísimo y muy limitado. Cuidado.

Una vez aclarado que deberías comprar tu dominio y alojamiento propios en un hosting de los de toda la vida (te costará entre 50 y 100€ al año), solo tienes que instalar WordPress con un par de clics. La configuración preliminar y personalización de tu web tendrás hacerlas después de instalar WordPress.

WordPress.org tiene disponibles miles de plantillas (en WordPress se denominan temas) tanto gratuitas (muy eficientes) como Premium.

A menos que seas un usuario experto de WordPress, desaconsejo totalmente comprar un tema Premium. Principalmente porque los temas de pago, hasta que no los has comprado, no sabes cómo se van a “comportar” ni tampoco si vas a saber configurarlos. Además, consumen muchos más recursos, son mucho más complejos y rara vez se utiliza ni el 50% de su potencial.

Hay otros gestores de contenido (CMSs) similares a WordPress. Tal vez has oído hablar de Blogger, Joomla, Drupal, etc., pero ninguno es tan popular, eficiente y funcional. Ni de lejos. WordPress es el mejor con diferencia y sus estadísticas lo demuestran.
 

¿Qué quiero que haga mi web por mí?

Francamente, muy poca gente se hace esta pregunta. Pero sí que se la deberían hacer, y justamente en esta fase de planificación del negocio online. O sea, en el planteamiento inicial. Ni siquiera necesitas tener tu dominio y alojamiento todavía.

Si no tienes claro lo que quieres que consiga tu web, difícilmente lo conseguirá. Algo que parece muy evidente, pero que casi nadie se plantea.

· ¿Quiero simplemente un sitio donde referir a mis contactos ya existentes?
· ¿Quiero un sitio para solamente crear marca personal, porque tengo ya montones de clientes que llegan por otras vías?
· ¿Quiero una web o blog para obtener miles de visitas y obtener ingresos, no clientes, gracias a ellas?
· ¿Quiero una página web para encontrar trabajo, a modo de currículo?
· ¿Quiero un sitio desde el que captar nuevos clientes, una web como canal de venta disponible 24 horas al día, 365 días al año?
· ¿Quiero una tienda online?

En fin, las posibilidades son numerosas. Por eso es clave que identifiques cuál es tu objetivo para la página. Para cada caso, el diseño web deberá ser totalmente distinto. Algo que también pasa desapercibido.

En todos los ejemplos que he mencionado, la mayoría harían el mismo tipo de web en fondo y forma.
 

¿Quién llevará el mantenimiento?

Depende. Si has elegido que un diseñador o empresa hagan tu web en HTML, totalmente personalizadas, entonces lo más seguro es que no puedas hacer el mantenimiento, ni modificaciones, ni nada. De hecho, seguramente ni siquiera te darán las claves para entrar (no lo consideran necesario). Hay razones (muchas de ellas cuestionables) para esto, pero el tema es tan complejo que es necesario escribir otro post al respecto.

Por el contrario, si has optado por un diseño web en WordPress, te darás cuenta enseguida de que es un sistema totalmente al alcance de cualquiera desde el punto de vista de la gestión y mantenimiento. Vamos, que lo puedes hacer tú perfectamente, siempre que quieras, claro.

De lo contrario, exige las claves a tu diseñador de WordPress (o el CMS que sea), lo primero. Después, pregúntale si también hace mantenimiento y sus tarifas. Yo, por ejemplo, no ofrezco por defecto este servicio ya que formo a mis clientes para que lo hagan ellos mismos con soltura.
 

¿Qué diferencia hay entre gestionar mi web y gestionar mi hosting?

Mucha.
Cuando tienes un negocio online o web hecha con un CMS (lo más habitual hoy día), hay al menos tres cosas a gestionar:

1. El dominio y alojamiento, a través de la cuenta de hosting y un programa llamado cPanel
2. El sistema o software en que se diseña tu web, como WordPress
3. La web en sí, que incluye, por ejemplo, subir tus artículos del blog.

 
1. DOMINIO Y ALOJAMIENTO O HOSTING
Más arriba decía que el alojamiento es el continente que en el futuro próximo contendrá el contenido.

Perdona la retórica, es para que me entiendas mejor. El hosting o alojamiento es como una casa sin muebles ni decoración, un espacio disponible para que lo llenes con tus cosas. Con el post que mencionaba hacia el principio, entenderás a la perfección y fácilmente lo que es el alojamiento web.

El dominio es la dirección de esa casa.

Lo que puedes gestionar desde tu servicio de hosting es todo lo relacionado con estas dos cosas, el dominio (renovarlo) y el alojamiento (mantenerlo, ampliarlo, y muchas otras funciones, como añadir tus cuentas de email, instalar WordPress o cualquier otro CMS, añadir mejoras para que tu web sea más rápida, etc.).


2. SISTEMA O SOFTWARE EN QUE ESTÁ DISEÑADA TU WEB
Cuando instalas WordPress en tu dominio (igual que si instalas cualquier otro software de creación y gestión de contenidos como Joomla, Drupal, Prestashop, Magento, etc.), lo que estás haciendo es dotar a tu alojamiento de un marco de trabajo y gestión más sencillo para tu web.
Por lo tanto, cuando instalas WordPress u otro “marco de trabajo” para tu web, también ha de ser configurado, gestionado y mantenido.


3. LA WEB EN SÍ MISMA
Cuando has instalado el “marco de trabajo” y lo has configurado adecuadamente, puedes empezar a crear tu sitio web. Después de configuración, diseño y desarrollo, darás por terminado el proyecto. A partir de este momento, también la web tiene que ser gestionada, y requiere un mantenimiento básico.
 

¿Es cierto que puedo conseguir clientes o ventas por la web?

Totalmente.
Puedes hacerlo de dos formas.

Depositar tu confianza en alguna empresa que te haga posicionamiento y campañas de Google AdWords, por ejemplo. Esto supone, primero un desembolso mensual, un goteo constante de dinero, que tendrás que añadir a tus gastos. Y segundo que, lamentablemente, internet está lleno de empresas de SEO. Algunas que usan técnicas cuestionables y otras con resultados deficientes o nulos, etc. Intenta elegir lo mejor posible. Ya. Sé lo que estás pensando. Pero es lo que hay. Tendrás que hacer mucha investigación.

La otra forma requiere conocimientos y esfuerzo, además de tener como base un excelente diseño web. Ese que no conseguirás ni por ti mismo, ni por tu cuñado ni por la vecina del quinto.

Quiero decir con esto que, aunque te esfuerces mucho en seguir los consejos de expertos en SEO y marketing online, por ejemplo, y en las normativas de Google para el posicionamiento, si tu web no está diseñada bien desde sus cimientos (la usabilidad, dirigida a tu nicho de mercado muy específico, la estructura, etc.), de poco te servirá ese esfuerzo y que adquieras cada día más y más conocimientos.

Será como pedalear horas y horas una bici sin cadena. Ya te puedes dejar las piernas y el espíritu con toda tu buena voluntad y esfuerzo, que del sitio no te vas a mover.

Es preferible tener una buena base de diseño web, que refleje unos objetivos y nicho de mercado claros a través de su estructura, usabilidad, funcionalidad y apariencia, que todos los esfuerzos posibles en mejorar el SEO, en las redes sociales, etc.
 

Que vale más pedalear 5 minutos una bici con cadena, vamos.

¿Me siento a esperar a que lluevan clientes y ventas?
Claaaaaaaro. Es lo más inteligente que puedes hacer.

Tal vez te parezca una tontería, pero mucha gente hace justamente esto. Como mucho escriben algún que otro post, los publican en las redes sociales, consultan su cuenta de Google Analytics y esperan a que les lluevan clientes. Al cabo de unos meses empiezan a quejarse porque parece que esta estrategia no está funcionando. Se lamentan y se quejan y protestan, pero siguen haciendo lo mismo. A veces incluso se esfuerzan mucho más, pero no se dan cuenta de que se están esforzando en cometer los mismos errores o en seguir haciendo lo mismo. O sea, pedalean con más fuerza, pero obtienen exactamente el mismo resultado.

A ver. No se trata de dejarse la piel, ni escribiendo en el blog, ni estudiando SEO y marketing online, ni nada de eso. Se trata de apuntar en la dirección correcta. Eso de hacer un buen diseño web desde el punto de vista de la estructura y la usabilidad, eso del nicho de mercado, etc.

Otro símil, para que me entiendas.
Imagina que vendes un agua muy especial, que quita la sed mucho mejor y por más tiempo que el agua normal. Es algo más cara, pero para ciertas personas, es ideal. Ahora vas y pones un negocio de venta de botellas de agua especial en Marrakech. Ya has identificado tu objetivo: vender agua especial en Marrakech (si lo haces mucho más específico, mejor).

· Ahora, tienes que asegurarte de que la sede es adecuada para soportar la climatología. Materiales y un buen diseño. Esto es el soporte de diseño web, WordPress, y el propio diseño bien hecho.

· Segundo, tienes que asegurarte de que en la sede tienes un lugar apropiado para almacenar y mantener las botellas de agua en buen estado, etc. De poco sirve tener el agua más fresquita y de mejor calidad si se te echa a perder por no tenerla en las condiciones adecuadas. Esto es la estructura web, la usabilidad y la funcionalidad.

· A la par que lo anterior, tienes que identificar quiénes se van a beneficiar especialmente de ese tipo de agua tan especial que vendes. Seguramente es buena para “todo el mundo” pero tienes que enfocarte en un grupo homogéneo de personas que van a notar mucho más sus beneficios (turistas que salen de tour hacia el desierto, deportistas dentro de la ciudad, etc.).

· Y finalmente, tienes que asegurarte de que la sede está situada en un lugar por el que pasen los que la necesitan. Por ejemplo, a la salida de Marrakech, en dirección al desierto, o cerca de complejos deportivos. Dependerá de tu nicho de mercado.

O sea, no se trata de “jartarte” a correr detrás de posibles compradores por el desierto (escribir cientos de posts que no están enfocados a tu cliente potencial, difundirlos en las redes sociales, etc.) sino de crear las condiciones necesarias (un buen diseño web enfocado a sus necesidades) para que sean ellos los que te encuentren a ti.
 

¿Tengo que tener una cuenta de Google Analytics o similar?

Mi consejo es que sí. Rotundamente sí. Ahora bien, si solamente la vas a utilizar para saber el número de visitas que tuviste ayer y comparar con el día anterior (o los periodos que sean), no te va a servir de mucho. Solamente para eso, comparar. Si solamente la vas a usar para eso, entonces ni te molestes.

Google Analytics es una herramienta gratuita de Google que puede ayudarte mucho si la usas algo más que simplemente para consultar.

No se trata de que aprendas a usarla como un profesional, ni como un experto. Con que aprendas unas bases, es suficiente para que puedas tener una idea de lo que puede estar fallando en tu sitio web. Y volvemos de nuevo a lo de antes. Saber lo que está fallando para no corregirlo es absurdo. Analiza lo que no funciona tan bien y trata de corregir.

Por ponerte un ejemplo. Si Google Analytics te dice que tal o cual página de tu web tiene una tasa de rebote alta (más del 40%), y no haces nada al respecto, ¿para qué te sirve saberlo?
 

Conclusiones

No siempre es necesaria una página web. Depende del tipo de negocio.

Para el éxito de un negocio online es decisivo antes identificar los objetivos de la web, el nicho de mercado y las palabras clave. Ojo, que las palabras clave no suelen ser las que pensabas.
WordPress.org es el mejor CMS con diferencia frente al resto de gestores de contenidos. 1 de cada 4 sitios web usan WordPress.

Para blogs de opinión, hobbies, webs tipo “cartas de presentación” o “tarjeta de visita”, etc., que no requieren visibilidad y posicionamiento, se pueden usar webs del tipo gratuito, tanto en alojamiento como en dominio.

Para negocios online, es mejor no optar por webs gratis, ni por el DIY (do it yourself).
“Hacerse una web” se ha convertido en algo tan común como disparatado. Que alguien que va a usar su blog como hobby o para “desfogarse” plasmando en él sus opiniones se haga personalmente la web, me parece estupendo. Es más, animo a que lo hagan.

Pero que alguien que va a vender sus servicios por internet se haga la web sin contar con un diseñador es una idea descabellada. Recurrir a un profesional para que lleve a cabo lo que él o ella saben hacer, no es un gasto, es una inversión. Esa inversión seguramente tendrá un ROI (retorno de la inversión). He visto pocos casos en que un DIY haya dado fruto.

Terminar el diseño de un sitio web no es terminar el trabajo. Si quieres visibilidad y que te lleguen clientes, es ahora cuando empieza tu trabajo. Difusión en las redes sociales, marketing online, marca personal, y analítica. No olvides ni dejes de analizar. Recoge datos, analiza, corrige.

Tal vez ahora, después de leer esto y todo lo que conlleva, es cuando empiezas a dudar… ¿realmente necesito una web? J Si ya lo tenías en mente… seguramente sí, la necesitas.

¿Tienes alguna pregunta que no haya mencionado aquí?
No dudes en dejarla en los comentarios y te atenderemos encantados y lo más rápidamente posible.

Blogger invitado: Esther Roche

Bio de la autora: Diseñadora web en WordPress, Coach y escritora. Apasionada del diseño web y creadora del Web Coaching real, es decir, diseño web ejercido por una coach profesional, por primera vez en Europa. Orientado a diseñar sitios web basados en las necesidades de tu cliente potencial y el posicionamiento.

Publicado por

Facilitadora Digital. Buscadora incansable de recursos en Internet. Me gusta estar siempre probando nuevas aplicaciones. Blogger desde el 2002 y SEO desde el 2009. Desarrolladora avanzada de blogs en Blogger. Consultora Social Media, SEO y SMO.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

© 2013 Somos Marca. All rights resevered.